jueves, 19 de febrero de 2015

Poco a poco vamos bajando.




Seguí caminando por paraísos perdidos. Cansada de tantos lujos decidí aislarme un poco del mundo. Ahora escribo desde lo más abajo que he podido llegar. Ha sido todo un reto para mi. Estoy cerca del infierno y me estoy arrepintiendo. Es muy asfixiante estar aquí e intento subir de nuevo con la única ayuda de mi cuerpo. Hoy me duelen las costillas por lo que no hago nada, quizá mañana alguien llame al ascensor. ¿Pretenden que suba las escaleras? 
Aquí, en mi pequeño rincón, tengo botellas de sobra para aguantar unas noches más, los cigarros...bueno seguro que alguien me tira algo. A veces también hay personas, suelen venir a quejarse de lo mal que los tratan ahí arriba y yo les respondo que no se queden mucho rato, que ya me están agobiando. Y se quedan todo el tiempo que ellos quieran, tienen la suerte de poder elegir su propio destino. A veces también vienen a buscarlos y se van porque cualquier cosa es mejor que esta oscuridad, o eso es lo que piensan. 
Las escaleras aún no han acabado, seguramente queden unas plantas más. El hecho de que esté agotada me hace ver que descender cansa mucho menos que subir, incluso con el peso de tantas cosas que voy encontrando en cada planta. Algunas se quedan por el camino porque ya no son importantes para mi por lo que no causan ningún efecto sobre este cuerpo que está destinado a ser destrozada por mis propias manos mientras algo dentro de mi se ríe de estar pasando por el mejor momento de su vida.  














Las fotos están hechas por @eugeniann, (shoutmeimcool.com)  me ha encantado como las ha hecho y el trato recibido, si estáis pensando en haceros una sesión no dudéis en hablar con ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario