sábado, 31 de enero de 2015

Somos uno, pero no somos lo mismo.



Me jugaría la vida a que no sois capaces de sentiros libres en un pozo negro. 
Que busco la oscuridad con la luz encendida. 
Y las puertas se cierran justo cuando doy el paso. 
Que escribo sus nombres en la ventana.
Cuando las mañanas de invierno no te dejan ver más allá del cristal. 
Que tengo más café en el cuerpo que ganas de vivir. 
Y esta vez estoy consiguiendo volver a sentirlo. 

Ellas son las que me dicen que todo va a ir bien.
Oh cariño, todo va a ir estupendamente.  
Mira tu interior como ha cambiado. 
Está completamente destrozado, pienso. 
Es tan bonito. 

¿Bonito? 
Bonito es ver amanecer con resaca.
Con el sabor de un cigarro compartido en la boca. 
Y oírte hablar. 
"No deberías de hacer eso, es muy peligroso."
Dices. 
"Deberías de irte a la mierda."
Digo. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario