lunes, 26 de enero de 2015

Querido lunes.

Eres peor que mil agujas clavándome el cuerpo.
O incluso peor que la canción que está sonando en la radio.
Eres peor que sentir el vacío más negro del mundo.
Tengo la sensación de que esto mejora.
Hasta que vuelvo a abrir los ojos.
Pude sentir su mirada.
Esa que reflejaba oscuridad en unos ojos claros.
Oscuridad,  decepción.
He dejado de ser lo que quiero ser.
He dejado de ser lo que quieren que sea.
¿Quién soy?
Oscuridad, decepción, perdición.
Las rosas son rojas.
Tu piel blanca.
Tu alma negra.
Oscuridad, decepción, perdición, distorsión.
Enciende la luz que empieza la semana.
No encuentro el interruptor.
No lo estás buscando.
Sé que no lo voy a encontrar.
Estoy dejando las cosas que no he empezado aún.
Oscuridad, decepción, perdición, distorsión. Abandono. Tiro en la frente.
¡Buenos días!

No hay comentarios:

Publicar un comentario