miércoles, 14 de enero de 2015

14



"¿Y algo peor? ¿Perdido en casa, por ejemplo? Perdido en el lugar que conoces y amas porque no hay modo de encontrarte a ti mismo, de rescatar tu alma temblorosa del ineludible destino de la locura."



Sentí la sangre correr por mi cuerpo una vez más.
Y sentí las ganas de ir a contártelo.
Mis pies se empezaron a congelar.
Y no me quedó más remedio que quedarme quieta.
Estoy esperando a que el Sol vuelva a salir.
No te alejes demasiado,
O si, mejor vete.
Que como siempre, yo te hago más mal que bien.
Le escribo a alguien que no existe,
Alguien que vive aquí las veinticuatro horas al día.
Estamos llevando mejor esto de la convivencia.
Mentira, la verdad es que lo estoy matando.
Que le den, siempre regresa con más fuerza que nunca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario